Os traslado estas lineas de esta web que me parecen muy acertadas.
http://www.masticable.org/2009/10/16/identidad-digital-%c2%bfpor-donde-comienzo/


Seguro que muchas entidades no se lo cuestionan y se meten sin reflexionar así que lo primero que tendría que hacerse es comenzar formulándose ésta pregunta ¿por dónde empiezo?
Una vez hecha:
Piensa si de verdad te apetece, si vas a poder mantenerlo, si vas a dedicar recursos (personas, tiempo, dinero, espacio) para llevarlo a cabo. Si tu respuesta es negativa, no te comas más el coco y sigue con tu vida como hasta ahora.
Reflexiona a cerca de lo que quieres: ¿quieres vender tu producto o servicio sin más? ¿quieres crear opinión? ¿crear una red? ¿una comunidad? ¿difusión y viralidad? ¿todo en uno?
Si aún sigue en pie tu decisión, piensa ahora hasta cuanto te quieres mojar, si la apuesta va a ser clara y a por todas o si quieres hacer algo pequeño y luego ya se verá.
Investiga las posibilidades que se ajusten a tu realidad: si tienes un presupuesto pequeño, busca canales que no solo sean gratuitos, sino que requieran poco mantenimiento. Haz que cuadre con tus expectativas: si tu objetivo es crear una comunidad en torno a tu trabajo y filosofía, olvídate del trabajo rápido y estático y ten en cuenta que requerirá tiempo continuo de dinamización, si quieres que tenga éxito. Si por el contrario, tu meta es tener un espacio donde poder dar publicidad a tus proyectos y no quieres interacción con nadie, que sepas que la inversión inicial puede ser realmente chica, si buscas bien.
Apuesta por el software libre. No sólo sale más barato, sino que va en favor de una cultura colaborativa y solidaria. Además, es una forma de consumo consciente, de ejercer nuestro poder como consumidoras y consumidores ante las grandes corporaciones.
Si vas más allá de una presencia estática, incentiva la participación y la democracia. Respeta la opinión que otras personas tengan sobre tu entidad, aunque ésta no sea del todo agradable. No aceptes insultos, prepara bien tus argumentos para responder a las posiciones en contra y no caigas en provocaciones. Verás que en el ciberespacio hay muchxs trolls, que es algo normal y hay que aprender a manejarlxs y muchas veces, a obviarlxs.
Mide, en la medida de lo posible, el impacto que está teniendo tu esfuerzo. No hay que convertise en expertx en analítica para hacer un seguimiento básico de nuestros usos, sobre todo, si estos han sido formulados de forma clara y acotada a través de unos objetivos iniciales.
Fórmate y forma a tus compañeros, compañeras, voluntarixs, e incluso, planteate formar al colectivo beneficiario con el cual trabajas, en caso de que tu organización trabaje directamente con alguno. Mientras más cantidad de gente en tu entidad conozca y entienda tus objetivos a la hora de comunicar y las herramientas usadas para ello, más fácil y creíble será ésta comunicación para la gente de fuera. La producción colaborativa, es una gran forma de ahorrar recursos y unir a las personas.
Cuenta tu experiencia a otras personas y organizaciones. Ten en cuenta que si enseñamos nuestro lenguaje, más personas sabrán entendernos y encontrar puntos en común con nuestro trabajo.
Hay muchos caminos, muchas herramientas dependiendo de lo qué queremos y de cuánto podemos y estamos en disposición de invertir. Una identidad digital, no se hace de la noche a la mañana. Se necesita tiempo, ilusión y un punto gatuno de curiosidad.
Esto no es para que te eches para atrás, porque crearla y manternela en condiciones óptimas no es algo difícil. Sólo hay que tener las cosas claras y si es desde el principio, pues mejor.

Algunas ideas más para dar el salto al dospuntocerismo:
http://tonimartinavila.wordpress.com/2009/10/25/cinco-ideas-practicas-para-pasar-a-la-accion-en-la-empresa-2-0/
http://www.interactividad.org/2009/10/19/decalogo-colaborativo-de-la-marca-2-0/